Visor Bolivia Diario Multimedia
Martes, 27 de Junio de 2017

Jueves de Clásicos Vol. 2

LED ZEPPELIN IV: UNA OBRA DE CULTO Y MÍSTICA

CULTURA | 18 May 2017

(Por: Jhona Drako Buendia, 18 mayo).- Una de las principales características de una "Obra de culto" es la admiración y veneración de un grupo numeroso de personas por dicha obra. Con lo anterior mencionado, comencemos este nuevo ciclo de Jueves de Clásicos recordando una verdadera obra musical de culto. Este jueves escuchamos el vital y trascendental "Led Zeppelin IV".

Fue el 8 de noviembre de 1971 que esta pieza maestra salió al mercado, según la percepción de la banda en aquel entonces, su disco predecesor Led Zeppelin III de 1970 no fue un trabajo bien recibido por el público - algo que nunca entenderé, pues el Led 3 es otro disco glorioso - y había que tomar decisiones para que este cuarto álbum causará un impacto similar al de sus iniciales Led Zeppelin y Led Zeppelin II (1969).

Retomaron entonces a la génesis del Hard Rock con letras bien estructuradas, solos de blues impecables y la batería de John Bonham era un tornado mortal. La apariencia de los cuatro integrantes también cambiaría con nuevos peinados, vestuario y joyas extravagantes que los adornaban; fue en esa época también que los excesos de la banda se hicieron notar, ya eran estrellas de rock en todo sentido, ya tenían su propio jet privado solo por mencionar un detalle, el famoso "The Starship".

La ambigüedad del título de este disco de Led Zeppelin es otro detalle imposible de ignorar. No sólo se lo conoce como Led Zeppelin IV (título no oficial que se le dio por el orden correlativo, siendo el cuarto trabajo de estudio de la banda) también es conocido como Untitled, Zoso, Runes, Four Symbols o solo Four.

Jimmy Page alguna vez comentó que la idea de la portada del disco salió de un cuadro que Robert Plant compró en una chatarrería (el hombre con la leña) y les pareció un buen arte para Led Zeppelin IV. El arte del disco también mostró por primera vez los símbolos que representarían a los cuatro integrantes de la banda hasta nuestros días.

El símbolo de Jimmy Page es el clásico Zoso, que no tiene explicación alguna hasta ahora, pues Page nunca reveló el significado de éste símbolo. A su vez, John Paul Jones eligió el símbolo del cuerpo, la mente y el alma para representarlo. El símbolo que representa a John Bonham es el de la Trinidad de los tres círculos, donde cada círculo tiene su propio centro y se complementan entre sí, así como cada uno tiene independencia con los otros. Finalmente el símbolo de Robert Plant es una pluma, por el diseño hace referencia a la pluma del dios egipcio de la justicia Ma'at, también se lo asocia al arte de las letras y la escritura.

Los que crecimos escuchando esta obra maestra de la música la conocemos de memoria. Las letras, cada nota, cada silencio, cada error. Sean bienvenidos a este nuevo ciclo de Jueves de Clásicos y comencemos este nuevo viaje con el delirante Led Zeppelin IV.

¿Track favorito?

//@VisorBolivia #JhonaDrako// 

SI ¿Fue interesante la noticia? NO
Luis Galvez estudió abogacía, pero confirma con el caso de su madre, que la teoría no se cumple en la práctica

SEGURIDAD | 26 Jun 2017

VISOR BOLIVIA / Redacción Central.- El hijo de la fundadora de la organización de esposas de Policías, Guadalupe Cárdenas, acaba de titularse como abogado y tras un año y cuatro meses de hacer de “tramitador” para apoyar a su madre, asegura que la retardación de justicia no es casual, porque la activista es una detenida política del Gobierno que la considera como un riesgo para su régimen. 

Visitantes de Irán, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia tendrán que acreditar tener familia en EEUU

MUNDO | 26 Jun 2017

VISOR BOLIVIA / INTERECONOMÍA.- Donald Trump ha celebrado que el Tribunal Supremo determinara que pueden entrar en vigor algunas partes del veto migratorio que impulsó contra los refugiados y ciudadanos de seis países, al considerar que le permitirá “proteger” el país.

OPINIÓN | 25 Jun 2017

SAYURI LOZA / 25 junio.- Era domingo, un domingo como cualquiera en la República de Uruguay, abatida -al igual que sus vecinas- por la más oscura época del siglo XX en Latinoamérica: la dictadura militar, aquella que controlaba cada movimiento, cada mirada, cada palabra de sus ciudadanos y, con más fuerza, de sus medios de comunicación.