Visor Bolivia Diario Multimedia
Martes, 11 de Diciembre de 2018

Mis hijos limpiaban la lápida. La rutina es exactamente la misma desde aquel 18 de noviembre de 2014 cuando él decidió volar. Es muy especial ver a mis hijos arrodillados en ese pasto desordenado tratando de acicalar el pequeño rectángulo donde descansa el abuelo Rolo.

Escribe: Remy Solares

“Impunidad política”

La aprobación en París, el 10 de diciembre de 1948, de la Declaración Universal de Derechos Humanos impulsó uno de los cambios más importantes en la historia de la humanidad, al reconocer derechos a todos los seres humanos sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Ese fue el primer paso en la construcción de un andamiaje jurídico universal que aspiraba a poner fin a miles de años de injusticias para millones de personas.

A mediados de este mes, leí que el Gobierno central usará este año cinco millones de bolivianos para sostener una “guerra” en redes sociales. La palabra “guerra” connota que hay un enemigo a derrotar y ese enemigo es otro boliviano. El anuncio oficial se entiende como una reacción contra opositores que consideran al Gobierno también como enemigo.

Escribe: Hugo Marcelo Balderrama

“La guerra contra la masculinidad”

La ingeniería social promovida por el marxismo cultural es de vieja data, todo empezó con la rebelión contra la madurez.

Escribe: Marcelo Ostria - Trigo

“El horno no está para bollos”

El país está ya en un verdadero proceso de cambio. La ciudadanía, cada vez menos escuchada en sus demandas, ha comenzado a expresar su protesta. Primero fueron los médicos que rechazaban un artículo del Código del Sistema Penal recién promulgado y, luego, se le unieron otros colectivos exigiendo la abrogación de ese cuerpo legal. Simultáneamente, se avivó el rechazo al írrito fallo del Tribunal Constitucional sobre la reelección presidencial sucesiva, desconociendo el referendo del 21 de febrero de 2016.

El ciudadano argentino Nicolás Trotta, rector de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo de Argentina, nos llenó de orgullo al comparar a Evo Morales con el líder sudafricano Nelson Mandela, quien fue el primer mandatario de raza negra que encabezó el poder ejecutivo, fue democráticamente elegido y su gobierno se dedicó a desmontar el “apartheid” de 1994 a 1999.

Escribe: Iván Arias Durán

"¿Abrogar para usar el fallo del mar?"

Cegados y manipulando la aceptación (24 de septiembre, 2015) de competencia de La Haya ante la demanda marítima contra Chile, los estrategas del régimen decidieron apretar acelerador para que se convoque (mediante Ley 757 del 5 noviembre, 2015) al referendo constitucional aprobatorio del 21 de febrero de 2016, que tenía el objeto de consultar a la población boliviana sobre la modificación del artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE) para habilitar a la reelección presidencial y vicepresidencial por dos veces consecutivas.

Escribe: Maggy Talavera

“Cuando no basta un mierdazo”

Muchos han aplaudido el más reciente exabrupto del alcalde cruceño Percy Fernández, que mandó a la mierda a un grupo de gremiales que resiste su traslado al nuevo mercado construido por la municipalidad a unos siete kilómetros del centro de la ciudad.

Escribe: Marcelo Ostria- Trigo

“Gatopardismo”

“Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie", es una afirmación que figura en la novela El Gatopardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957). Así, se ha tipificado el gatopardismo como una conducta política marrullera de ofrecer cambios sin el propósito de cumplir lo anunciado.

Escribe: Hugo Marcelo Balderrama

"Las leyes malas y la economía informal"

El año 2014 el economista y profesor Danilo Velasco Valdez, presentó un informe titulado “Economía informal en Bolivia: Análisis, Evaluación y Cuantificación”. El estudio muestra que el 60% de la economía boliviana lo compone la informalidad, sector que genera un 40% del empleo en Bolivia y que es un importante proveedor de bienes y servicios no facturados.

Escribe: Mónica Olmos Campos

¿Qué hace la educación?

Evo nos ha vuelto a hablar de números. Cifras grandes, imponentes, serias, jodidamente convincentes para quienes solo quieren escuchar eso, cifras.

Escribe: Andrés Gómez Vela

“Racismo y democracia liberal”

En los últimos días hemos escuchado al vicepresidente Álvaro García repetir que los bolivianos movilizados quieren echar de la Presidencia a Evo Morales por indio. Ese discurso es doblemente racista: 1) porque siembra odio y azuza a la violencia contra los no indígenas; y 2) porque menosprecia la inteligencia de los indígenas.

Si hay un tema urgente a ser abordado hoy en Bolivia, entre varios otros, es sin duda el de la incitación al odio por motivos raciales. Ya no se trata de un problema visto en algunos sectores de la sociedad boliviana ni de casos excepcionales protagonizados al calor de las disputas políticas y hasta deportivas, la mayoría de ellas desde el anonimato o camufladas tras las sombras. Se trata ahora de un problema real y grave que tiene como protagonista principal nada menos que al segundo hombre al mando del Gobierno central.

Escribe: Hugo Marcelo Balderrama

“Del buen salvaje al buen revolucionario”

La llegada de los españoles a América Latina, es uno de los hechos históricos sobre el cual giran las peores historias: “Los españoles exterminaron culturas milenarias”, “los indígenas vivían en paz y armonía hasta la llegada de la cruz y la espada” o “la gran sabiduría de los pueblos ancestrales fue barrida del mapa por los bárbaros ibéricos”.

El titular de esta columna obedece a que el autor cumpla sin aspavientos la misión de captar las alegrías y tristezas de su entorno, que hoy tiene algo de carnavalesco y mucho de preocupación por los sucesos que se desarrollan en varias ciudades del país, donde se producen marchas, huelgas de hambre y paros cívicos, con la colaboración de agentes policiales que acatan órdenes del Ministerio de Gobierno y aportan con buenas dosis de gases lacrimógenos y otras armas contundentes, sin vacilar en ingresar violentamente a templos católicos en busca de revoltosos.

Evo Morales, Álvaro García Linera y Gabriela Montaño, junto a su equipo, siguen empecinados en no aceptar que se equivocaron y que algún rato pagarán las consecuencias de haber impulsado la redacción, aprobación y promulgación del nuevo Código del Sistema Penal (CSP-Ley 1005).

Escribe: Andrés Gómez Vela

“Averno”

Cuando Tupa cruzaba con sigilo, miedo e incertidumbre entre dos estrechos muros de cajones de cerveza en busca del Averno, percibí que la vida es un recipiente de alcohol en ese mundo donde la lujuria, la ira, la soberbia, la ilegalidad y la violencia terminan ahogando a seres ya ausentes en un bar que va camino a convertirse en una piscina de tragos amargos.

Escribe: Hugo Marcelo Balderrama

“La vía al desarrollo”

En los años 70, las guerrillas marxistas incendiaron varias partes de nuestra América, los profesores de economía repetían como loros la teoría cepalista y nuestras familias empezaban a diezmarse producto de la migración a EEUU. En esa misma época, pero en la lejana Asia, Hong Kong, Taiwan, Singapur y Surcorea crecían a ritmos acelerados.

Escribe: Paulovich

“El Dakar será de Evo”

En mi viejo álbum de recuerdos destaca nítidamente el descubrimiento del Dakar por parte de nuestro Presidente Vitalicio, hecho ocurrido cuando en Bolivia solo realizábamos competencias ciclistas impulsadas por el Padre Pérez, actualmente en España, y algunas pruebas automovilísticas que consagraron como ídolos nacionales a Oscar Crespo Maurice, Dieter Hubner y los legendarios hermanos Orihuela que hace muchas décadas nos emocionaron cumpliendo con una épica prueba entre Buenos Aires y Caracas, interviniendo también en ella el paceño Del Carpio. Este ejercicio mental culminó con la sorpresiva inscripción para el Dakar de Bolivia, cuando los únicos que habían oído hablar de ello fueron Evo y Ramón de la Quintana; quieres inscribieron a Bolivia en esa competencia.

Estos 12 años del gobierno de Evo Morales y de Álvaro García, terminan por confundir la revolución comunitaria, con el concepto de “Proceso de Cambio”, subordinando a las instituciones autónomas (municipios, gobernaciones, pueblos indígenas) engañaron a la ciudadanía, utilizando como instrumento de sometimiento dos principios pragmáticos: Socialismo Comunitario.

Mostrando 280 de 419 registros