Visor Bolivia Diario Multimedia
Miércoles, 18 de Mayo de 2022

Bolivia arranca el año bajo el sello violento del narco

SEGURIDAD | 23 Ene 2022

VISOR21.- 2022 inició en el país con noticias violentas propias de la crónica roja vinculadas al narcotráfico, pero también con revelaciones sobre los nexos de los llamados “peces gordos” de la cocaína con mandos policiales que operaron durante el régimen del jefe cocalero Evo Morales.

Mientras Morales distrae la agenda nacional con propuestas de “segunda revolución” y llamados a sus adeptos para volver al poder, antes de lo previsto, desde Colombia se conoció que uno de los narcotraficantes más buscados del país tuvo relación con el mando policial que acompañó e incluso festejó el cumpleaños del exmandatario plurinacional, además de sus correligionarios masistas.

Hace dos semanas se produjo la captura de Omar Rojas, bautizado por los medios como el “Pablo Escobar boliviano”, quien fue llevado a celdas por la DEA norteamericana para un proceso en Estados Unidos bajo cargos de tráfico internacional de sustancias controladas.

De los nombres vinculados a Rojas sobresalen los cargos policiales del coronel Maximiliano Dávila, que fue aprehendido el sábado en el paso fronterizo de Villazón en Potosí, rumbo a La Quiaca argentina.

TORTAS DE CUMPLEAÑOS EN EL CHAPARE

Dávila fue director nacional Inteligencia de la Policía y luego jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) durante el periodo final de Evo Morales como mandatario en 2019 e incluso se dirigió al Chapare, bastión del jefe masista, y donde se produce la hoja que sirve para la elaboración de cocaína, para festejar el último cumpleaños de éste como presidente del Estado.

Con la asunción de Jeanine Áñez como presidenta constitucional transitoria, el coronel fue replegado a la FELCN, pero con Luis Arce en al retoma del poder, Dávila fue nombrado comandante departamental de la Policía en Cochabamba, para pasar al retiro este año.

Dávila fue identificado por la DEA como alias “Macho” y de formar parte del grupo que se dedicó a traficar cocaína desde Bolivia hacia Nueva York y otros estados de EEUU bajo la coordinación de Rojas.

Este domingo, el exjefe policial se acogió al derecho al silencio y esperará su imputación por legitimación de ganancias en celdas policiales de La Paz, donde fue trasladado en las últimas horas. 

Junto al coronel en retiro, en el documento acusatorio internacional, se citan los nombres de John Cahuana Barrientos, alias ‘Peruvian’; Jheyson Montaño Fernández, Herland Montaño Fernández y Rómulo Ramírez Rodríguez.

De Omar Rojas se conoce su relación con su hermano, coronel Alexander Rojas, que fue director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) en Santa Cruz y Cochabamba, además de sus hermanas Lucero Rojas, concejal del MAS en Sacaba, municipio del trópico de Cochabamba, durante once años, y Yolanda Rojas, esposa del coronel Alberto Aguilar, exdirector de la FELCC en 2020.

La captura del “Pablo Escobar boliviano” también reveló la participación de funcionarios vinculados a la administración aeroportuaria de Bolivia en el traslado de la carga ilícita a EEUU, durante los gobiernos de Morales y Áñez.

ZARES DE EVO Y EL NARCO

Sin embargo, Dávila no es el primer jefe antidroga que se ve implicado con el narcotráfico internacional.

El general René Sanabria estuvo encarcelado 10 años en una prisión federal de Miami, luego de su detención en Panamá en febrero de 2011, cuando intentaba trasladar 144 kilos de cocaína hacia EEUU.

Mucho se habló entonces y se trató de vincular a Morales con el general en retiro, pero con el tiempo el caso fue declarado “particular” y las supuestas “revelaciones” que podía “canjear” Sanabria para reducir su pena quedaron en simples rumores políticos.

El ex “zar antidroga” de Morales retornó a Bolivia hace un año, pero fue detenido por investigaciones internas y derivado a detención preventiva en el penal de San Pedro.

Otro jefe antidroga de Morales señalado como “agente” del narcotráfico fue el general Oscar Nina, quien dirigió la FELCN y en 2019 fue implicado en el caso del “pez gordo” Pedro Montenegro. Incluso el entonces director de la FELCC de Santa Cruz, coronel Gonzalo Medina, lo señaló a él y al propio Dávila de tener contactos con el cartel mexicano de Sinaloa, que dirigió en su tiempo Joaquín “El Chapo” Guzmán.

EJECUTADOS EN VÍA PÚBLICA

En tanto, Santa Cruz fue el centro del sicariato narco con dos ejecuciones la pasada semana. Los narcotraficantes brasileños Everton Cándido Gomes da Silva, alias “Pupunha”, y Marciel Ribeiro de Oliveira fueron acribillados en el departamento cruceño con 72 horas de diferencia.

“Pupunha” fue acribillado el miércoles, con 17 disparos desde una motocicleta, mientras conducía una vagoneta en San Matías. Se conoce que era buscado por la justicia federal de Brasil por cargos de narcotráfico y robo armado de vehículos.

El viernes por la noche, De Oliveira fue ejecutado al salir de un local nocturno en la avenida Los Cutis de la capital cruceña. El brasileño era acompañado por un grupo de mujeres, cuando un sujeto se acercó y lanzó 11 disparos a vista de toda la gente para luego huir del lugar.

El narco provenía de Goiás y portaba una cédula de identidad con el nombre falso de Eduardo Maciel Guimaraes Riberio.

Ambos casos son investigados por la Policía boliviana bajo sospecha de ajuste de cuentas y ya se hace el seguimiento a las imágenes captadas por las cámaras de seguridad y celulares de testigos que compartieron esas violentas acciones en las redes sociales.

//@Visor21//

SI ¿Fue interesante la noticia? NO

#

ENTREVISTAS | 2 Feb 2022

#

ENTREVISTAS | 2 Feb 2022

#

ENTREVISTAS | 2 Feb 2022

vb

ENTREVISTAS | 3 Ene 2022

Compartimos el MONITOREO del material informativo de las principales agencias noticiosas del país, con enlaces a las fuentes originales.

vb

ENTREVISTAS | 3 Ene 2022

El seguimiento a la información generada en los nueve departamentos del país a través de los principales PERIÓDICOS locales.

vb

ENTREVISTAS | 3 Ene 2022

La voz plural con la participación de los mejores COLUMNISTAS del país, con permiso expreso, y en el marco de la libertad de expresión.