Visor Bolivia Diario Multimedia
Martes, 26 de Enero de 2021

Escribe Carlos Armando Cardozo

Feminismo visceral

OPINIÓN | 11 Ene 2021

A riesgo de ser satanizado por referirme a la causa feminista desde una perspectiva objetiva y racional en lugar de caer en apasionamientos y actitudes hormonales que son llevadas por el impulso de la indignación pública, abordare el tema de la violencia hacia la mujer.

¿De qué hablo? Hablo precisamente de esos encabezados mal intencionados de los medios de comunicación: “Empezamos el año con Feminicidios”; “Nuevos casos de violencia a la mujer iniciando este 2021”; “La violencia contra la mujer no cesa”, escandalizando a la opinión pública movilizando a la clase política que nunca pierde la oportunidad de sacar a luz su “liderazgo” y canalizar toda la atención mediática para que su figura no se apague y recuerden que existe una autoridad nacional que se conmueve y se suma al movimiento por los derechos de las mujeres.

Colectivos tras colectivos censuran, satanizan, atacan y buscan culpables por las calamidades que viven las mujeres día tras día. Pero también proponen, el problema es que las propuestas casi siempre involucran más y más leyes. El patrón que no solo estos colectivos sino el boliviano promedio sigue cuando se identifican problemáticas en la sociedad. Leyes, leyes y más leyes.

El año 2013 fue promulgada la “ley integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia” (Ley 348) y tristemente poco o nada se ha avanzado en esa área. Se tiene un aparato burocrático en género montado por el Gobierno Central y las Entidades Territoriales Autónomas (departamentos y municipios) sin mayores resultados. El Instituto Nacional de Estadística lleva cuenta de los casos de feminicidios únicamente a partir del año 2015, a pesar de la vigencia de la Ley 348.

Haciendo uso de la estadística de manera objetiva, es decir sin distorsionar la información como usualmente ocurre en estos casos, es posible evidenciar que, de los tipos de crímenes cometidos por la población penitenciaria, el “feminicidio” representó en promedio durante el periodo 2009-2019 tan solo a 0,52% de los convictos o prisioneros cumpliendo sentencia.

¿Cuáles son los crímenes que mayor incidencia tuvieron en ese mismo periodo? En promedio fueron el Narcotráfico (22,78%), Robo (20,51%), Otros Delitos Comunes (20,38%) y la Violación (19,42%). ¿Tienen el mismo tratamiento en los medios de comunicación?, en lo absoluto, salvo que estos puedan relacionarse hacia el siempre mediático y controvertido tema de violencia de género.

No pretendo banalizar el “feminicidio” sin embargo considero que los principales defensores que enarbolan los estandartes de “Feminismo” en el país se remiten a demandar un mayor endurecimiento de penas contra los varones cuando el problema es mucho más profundo.

Existe una malinterpretación de la justicia en general, que es vista desde una óptica de revanchismo o vendetta: “tú me hiciste daño, yo te hago daño en la misma o mayor proporción”. Tú mataste a mi familiar, yo te refundo en la cárcel. Desde esa óptica endurecer las penas simple y llanamente es un claro llamado a acelerar los encarcelamientos y evitar la dilación en estrados judiciales de casos relacionados a la violencia contra la mujer.

Es reiterado el pedido de aplicar la ley a letra muerta, como muchas activistas mencionan: “la ley es clara, solo es cuestión de aplicar”. Este punto es clave, y esconde uno de los verdaderos problemas: la administración de justicia en Bolivia. La ley es clarísima sin embargo esta requiere de jueces y fiscales para poder ser aplicada en la práctica, entonces no es un problema de más leyes, o de endurecer las mismas, se trata de reformar el sistema de justicia en Bolivia, donde la política ha extendido sus tentáculos corrompiendo su funcionamiento e imparcialidad.

Atestar las cárceles como fin no es una solución, es más mientras el problema de fondo se mantiene intacto, se genera un daño social, humano incluso económico en la sociedad. Pensemos que una persona en la cárcel deja de producir y contribuir con su trabajo, el costo de seguir un patrón punitivo en lugar de preventivo es alto. Bolivia tenía, hasta el año 2019, una población penitenciaria de 18.208 reos. Si solo consideramos aquellos presos entre los 21-59 años que representan 93,34% que de estar en libertad estarían en condiciones de trabajar (Población Económicamente Activa) se traducirían en un aporte de 60.159.410,85 dólares americanos (utilizando el valor del PIB per cápita siguiendo una lógica de contribución individual al PIB Nominal).

Aplicando ese mismo razonamiento a los datos históricos de privados de libertad oficialmente reconocidos por el Instituto Nacional de Estadística entre 2006-2019 se tiene en valores acumulados que la población privada de libertad se tradujo en una pérdida de 437.165.414,85 dólares americanos. Con esto no planteó vaciar las cárceles sino cambiar de enfoque para abordar el problema, y aquí surge otro de los verdaderos problemas, la educación. No solo valores y principios como un plus a la educación formal, sino también trabajar la autoestima en las personas (hombres y mujeres), tanto para no descargar su frustración a través de la violencia como para identificar y alejarse de este tipo de ambientes y no sufrir la solitaria agonía de la violencia en silencio.

A los colectivos feministas: ¿Quieren coadyuvar a la lucha contra la violencia a la mujer? Dejen la superficialidad, las etiquetas y trabajemos en estos dos campos, señalemos los problemas reales no solo los síntomas, que el revanchismo no nos lleve a dilatar las soluciones.
Ese tiempo perdido, tiene rostro, son vidas que se pierden, vidas de seres humanos, más allá del género.

//*CARLOS ARMANDO CARDOZO LOZADA ES ECONOMISTA, MÁSTER EN DESARROLLO SOSTENIBLE Y CAMBIO CLIMÁTICO Y PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN LOZANÍA//

//**LOS TEXTOS REPRODUCIDOS EN ESTE ESPACIO DE OPINIÓN SON DE ABSOLUTA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO COMPROMETEN LA LÍNEA EDITORIAL PLURAL – LIBERAL DE ESTE MEDIO DE COMUNICACIÓN// 

SI ¿Fue interesante la noticia? NO
Murillo y López salieron del país antes del cambio de mando en noviembre pasado / ARCHIVO WEB

SEGURIDAD | 25 Ene 2021

VISOR BOLIVIA / AGENCIAS.- La búsqueda internacional a los exministros de la administración de Jeanine Áñez, Luis Fernando López de Defensa y Arturo Murillo de Gobierno, fue completamente cerrada, y con ello el proceso por presunta compra irregular de gases lacrimógenos se llevará solo de forma interna.

Foto agencias

POLÍTICA | 25 Ene 2021

Chávez figura como abogado patrocinante en contra del Gerente Distrital de Servicio de Impuestos Nacionales

El apicultor Eric Paredes trabaja con su esposa Cinthya Callisaya en Las Orquídeas / REUTERS / VOA

SOCIEDAD | 25 Ene 2021

Salvaron 10 especies en Yungas, pero pese a su esfuerzo las poblaciones de abejas locales aún se redujeron a la mitad

Foto agencias

POLÍTICA | 25 Ene 2021

“La idea es que las familias tengan recursos para dinamizar la economía del país”

Foto agencias

SOCIEDAD | 25 Ene 2021

Las inundaciones en las comunidades indígenas vulnerables podrían agravar la situación actual 

Foto agencias

SOCIEDAD | 25 Ene 2021

Se requiere alrededor de 150 tubos de oxígeno por día para la atención de pacientes